• ALIMENTARSE BIEN PARA MEJORAR LA CIRCULACIÓN

    alimentación para la circulación 1

     

    La alimentación puede ser una ayuda muy importante para la circulación. Generalmente se conoce como mala circulación aquella en que la sangre circula con dificultad.

    Una dieta inadecuada puede ser responsable del espesamiento de la sangre, con la aparición de coágulos, que dificultan la fluidez sanguínea y pueden provocar anomalías o accidentes vasculares, como hemorroides, dolor de cabeza, varices, celulitis, infartos, anginas de pecho, derrames cerebrales…

  • LA OBESIDAD

    La obesidad

    La obesidad se ha convertido en el problema de salud más común en los países desarrollados alrededor del mundo. Durante la década pasada, la prevalencia de la obesidad y sobrepeso ha aumentado considerablemente en todos los grupos de edad.

    En los adultos, el sobrepeso ha aumentado en un 9% entre 1980 y 1994. Entre los niños y adolescente, la proporción de individuos obesos ha aumentado en un 6%, en el mismo período de tiempo.

  • Prevenir el dolor lumbar (III): Desequilibrio pélvico

    Dolor lumbar III

    En este tercer artículo relacionado con el dolor lumbar vamos a centrarnos en el desequilibrio pélvico como fuente de los problemas a nivel lumbar.
    En el artículo anterior hablábamos de la importancia del equilibrio entre los músculos vertebrales (interespinosos, intertransversos, rotadores y multífidos), los músculos abdominales, sobretodo del transverso y los músculos paravertebrales para poder mantener la estabilidad vertebral.

    Este equilibrio no debemos olvidarlo, porque en la zona lumbar hay músculos que afectan directamente la estabilidad pélvica y tienen incidencia sobre la columna lumbar, como el cuadrado lumbar y el psoas ilíaco.