• TRATANDO LA SINGULARIDAD

    Singularitat

    Que cada persona es única y diferente a las demás es conocido. Esta expresión es aplicable también sobre nuestra morfología ósea (la forma de nuestros huesos). Nuestros huesos vienen determinados en gran parte por la genética, pero también se ven influenciados por el estilo de vida, la alimentación, las actividades que realizamos… Nuestro esqueleto es especialmente moldeable durante la infancia. Así pues, una posición repetida habitualmente puede acabar dando cierta forma a nuestros huesos, haciéndonos únicos y diferentes al modelo tradicional expuesto en los libros de medicina.