Imprimir
Visto: 4835

La obesidad

La obesidad se ha convertido en el problema de salud más común en los países desarrollados alrededor del mundo. Durante la década pasada, la prevalencia de la obesidad y sobrepeso ha aumentado considerablemente en todos los grupos de edad.

En los adultos, el sobrepeso ha aumentado en un 9% entre 1980 y 1994. Entre los niños y adolescente, la proporción de individuos obesos ha aumentado en un 6%, en el mismo período de tiempo.

 

TABLA INDICE MASA CORPORAL

La obesidad 2

 

La principal limitación de IMC como una medida de la grasa corporal, es que no distingue entre la masa adiposa y masa corporal magra. Aunque no hay evidencia científica, el IMC es probablemente menos válido como medida de grasa corporal, en personas mayores, en los que la pérdida de masa magra contribuye enormemente a las variaciones de peso corporal.

Un IMC de 18,5-24,9 se define como normal un IMC de 25,0-29,0 se define como sobrepeso y un IMC de 30 o mayor como obesidad. Es importante recordar que el IMC no es una medida de la composición corporal, ya que diferentes tipos de personas con el mismo IMC pueden tener más o menos cantidad de grasa corporal o de masa muscular.

 

FISIOPATOLOGÍA

Cuando la ingesta de energía supera al gasto, el exceso de calorías se deposita en el tejido adiposo y si este balance positivo se mantiene, se produce la obesidad.

Hasta cierto punto, el apetito está controlado por áreas separadas del hipotálamo: un centro de la alimentación en el núcleo ventrolateral (VHL) y un centro de la saciedad en el hipotálamo ventromedial (VMH). La corteza cerebral recibe señales positivas del centro de la saciedad modula el proceso enviando señales inhibidoras al centro de la alimentación.

En última instancia, es la corteza cerebral la que regula la conducta alimenticia y los impulsos procedentes del centro de la alimentación que llegan a la corteza sólo constituyen uno de los factores, ya que los psicólogos, sociales y los genéticos también influyen sobre la ingesta.

Los factores genéticos pueden ser responsables de hasta el 40% de la variación en el IMC de la población.

¿Cómo pueden tratarse el sobrepeso y la obesidad?

La prevención y control del sobrepeso, la obesidad y sus enfermedades asociadas, requiere de intervenciones poblacionales y a nivel individual.

    • La promoción de estilos de vida saludables
    • Regulación de la oferta de productos y servicios. Por ejemplo: reducción de la sal del
       pan, reducción del contenido de grasas malas (grasas trans) en los alimentos que     
       producen las industrias alimentarias.
    • Promoción de entornos saludables para apoyar a las personas en el proceso de
       realizar elecciones, de modo que la opción más sencilla sea la más saludable en
       materia de alimentos, actividad física periódica y exposición al humo de tabaco.

Por otro lado en el plano individual, las personas pueden:

    • Limitar la ingesta energética.
    • Distribuir los alimentos en 4 comidas principales y 2 colaciones
    • Moderar el tamaño de las porciones
    • Consumir por día 5 porciones de frutas y verduras
    • Incorporar legumbres, cereales integrales, semillas y frutas secas.
    • limitar el consumo de azúcar y alcohol.
    • Sumar al menos 30 minutos diarios de actividad física.

Ejercicio físico

Diferentes estudios científicos han evidenciado que el seguimiento de pautas de actividad física junto con la dieta, tiene gran influencia en la pérdida de peso. Además, los niños que practican asiduamente ejercicio físico tienen más probabilidad de ser adultos activos, pues existe una tendencia por realizar y mantener la actividad física durante las distintas etapas de la vida. Por ello, es necesario estimular a los niños a ser activos desde pequeños. En este sentido, la incorporación de actividad física debe:

 

  1. - Promover unos hábitos de vida activos y saludables.
  2. - Mejorar la movilidad y el estado cardiovascular.
  3. - Contrarrestar el “enlentecimiento” metabólico que se origina cuando se sigue una dieta hipocalórica.
  4. - Mejorar el bienestar psicosocial y la autoestima.
  5. - Mantener el peso una vez que se ha adelgazado

 

SUSANNA DOMINGUEZ