Imprimir
Visto: 3235

castañasCon el otoño y sobretodo a principios de noviembre aparecen en el mercado las castañas. Un fruto seco que por su composición se parece más a un cereal que no un fruto seco.
Lejos del mito de que las castañas engordan, es uno de los frutos secos que aportan menos calorías, incluso menos de la mitad que resto. Gran cantidad de agua, más del 50% de su composición, hidratos de carbono, muy poca cantidad de grasas y un alto contenido en minerales y vitaminas.

Este fruto aporta grandes beneficios a la salud, debido al gran contenido de vitaminas del complejo B, que como ya explicamos en el artículo dedicado a las vitaminas B son las denominadas vitaminas de la energía, al contribuir en la eficiencia del metabolismo de los carbohidratos y de las grasas. Aunque para asimilarlas todas debemos comer la castaña cruda y cuando la comemos sin asar puede dar lugar a flatulencias debido a su gran contenido de taninos.
Siguiendo con las vitaminas, debemos decir que aportan también una buena cantidad de vitamina C lo que le da una pequeña propiedad antioxidante.

En cuanto a los minerales destaca por encima de todos su alto aporte de potasio, que hace que sea un fruto muy bueno para controlar la presión arterial y prevenir de problemas derivados de una tensión elevada. Junto con el magensio, evita la retención de líquidos.

Las castañas también son muy buenas para la salud articular y muscular, su contenido en calcio, magnesio y vitamina C ayudan a cuidar de nuestras articulaciones, huesos y músculos. Tanto el magnesio como la vitamina C intervienen en la síntesi del colágeno, presente en huesos y tejido conjuntivo (tendones y fascias) y el calcio forma parte de la estructura sólida del hueso. A parte que tanto el calcio como el magnesio son esenciales para una buena contracción muscular.

Finalmente, es importante también el aporte de fósforo, que interviene en la formación de los huesos y dientes  junto con el calcio, y la buena combinación de ambos minerales en la dieta refuerza la salud ósea. El fósforo a su vez interviene de reacciones metabolicas para el almacenamiento de energía.