LA CIÁTICA

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

La ciática

¿Qué es?

La ciática se suele definir como un dolor que desciende desde la parte baja de la espalda por detrás de la pierna, llegando incluso hasta el pie en ciertas ocasiones. En algunos casos, este dolor puede llegar a ser incapacitante. Además pueden aparecer alteraciones de la sensibilidad y/o de la fuerza y movimiento de la extremidad afectada. Si buscamos la causa de este dolor, la encontramos estrechamente relacionada con el nervio ciático y sus ramas terminales. El nervio ciático se origina en la zona lumbar y sacra y discurre en sentido descendente por la pierna hasta el pie.

¿Siempre reposo absoluto?

Es necesario destacar que el término ciática no constituye un diagnóstico en si mismo, sino una forma extendida de nombrar los síntomas expuestos en el primer párrafo. Una vez hecha esta introducción, nos gustaría concienciar a la gente que aunque muchas veces el dolor aparezca porque el nervio esta pinzado en algún sitio, eso no quiere decir que la solución correcta sea recomendar a la persona que haga reposo absoluto y que no se mueva de la cama. Cuando hay un dolor agudo es necesario disminuir la actividad física diaria pero haciendo únicamente reposo este nervio no se descomprimirá en el lugar donde esta pinzado. Y aquí es cuando aparece la figura del fisioterapeuta.

¿Cómo tratarla?

Para tratar la ciática será necesario realizar una buena exploración y razonamiento clínico que nos permita averiguar cuál es la causa o causas del de estos síntomas. Una vez realizada la exploración, podremos definir los objetivos de nuestro tratamiento. Estos objetivos deberán ir enfocados en primer lugar a disminuir el dolor y/o la sintomatología, pero abordar también las causas de estos y, cuando sea posible, la causa original.

-Punto gatillo:

Una de las posibles causas de este dolor, y que no supondría una ciática puramente hablando pero sí que puede dar un dolor referido muy parecido, sería un punto gatillo (zona de máxima tensión) de ciertos músculos de la cadera o algún dolor referido de ciertos ligamentos de la zona lumbar. Tratando el punto gatillo o relajando el ligamento en cuestión, la persona notará  rápidamente una importante mejoría en su dolor.

- Afectación del nervio ciático:

Si pensamos que la causa está relacionada con el nervio ciático, deberemos explorar en que zona se encuentra afectado. Así pues deberemos ir realizando diferentes pruebas para ver el estado del nervio en diferentes zonas de paso. Estas consisten en provocar el deslizamiento del nervio o ponerlo en tensión y observar si se reproduce la sintomatología.

El dolor de tipo nervioso es muy doloroso y provoca una sensación muy desagradable pero eso no significa que no podamos hacer nada al respeto. Si el dolor es realmente fuerte debido al pinzamiento del nervio, empezaremos moviendo el nervio des de las zonas más alejadas posibles de la zona de dolor. A medida que ese dolor vaya remitiendo, podremos tratar zona más cercanas al punto donde esta pinzado hasta finalmente llegar en dicho punto.

-Exploración muscular:

También será importante la valoración del estado de la musculatura afectada o que discurre cerca del recorrido del nervio, así como de los diferentes tejidos (ligamentos, fascias, aponeurosis) que podrían repercutir sobre el nervio. Uno de los pasos más comprometidos del nervio ciático es cuando pasa por el músculo piramidal o piriforme que se encuentra en la zona glútea del cuerpo. Muchas veces se confunde el síndrome del piramidal con una ciática ya que la sintomatología es muy similar. Otra zona de dificultad es la cabeza del peroné, donde la persona puede presentar hormigueos en la parte lateral de la pantorrilla y el pie.

- Observación de la columna vertebral:

Debido que el origen del ciático está en la columna vertebral, también realizaremos una valoración de la misma, para ver si se encuentra correctamente alineada y si hay alguna restricción en cualquier movimiento que impida su correcto funcionamiento. Por ejemplo, podemos encontrar una vértebra girada hacia un lado o que este bloqueada en flexión o extensión. Esta posición incorrecta afectará a los ligamentos que se encuentran entre las vértebras y estos pueden ser el desencadenante de nuestro dolor.

Como podéis observar y como ya hemos mencionado en otros artículos, en muchos casos la causa es multifactorial. Es decir, no encontraremos un único punto afectado sino que puede que diferentes puntos resulten responsables de la ciática. En muchas ocasiones, cuando se ha eliminado la sintomatología nos olvidamos del problema, pero es necesario continuar con el tratamiento de la causa para disminuir su reaparición.

Por este motivo, una valoración global de la estática y la dinámica, puede resultar muy provechosa para encontrar la causa original y evitar que estos problemas se reproduzcan.

 

Esperamos que os sea útil toda esta información y que si tenéis cualquier duda sobre el tema nos la comentéis. También nos gustaría que compartierais vuestras experiencias. Estamos a vuestra disposición.

David Boatella Cortina

Pol Amigó Mustarós

@dipfisioterapia - Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

PREVENIR LOS ATAQUES DE CIÁTICA

EL DOLOR LUMBAR: Ese gran desconocido

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

You have no rights to post comments

MÒDUL LA TIENDA

 

ENTRENAMIENTO EN HIPOPRESIVOS

Módul pàgina principal

LO MÁS POPULAR EN FISIOTERAPIA

 

Lesiones en el pie

 

Etiqueta Dolor lumbar