Imprimir
Visto: 3738

Manipulaciones y chasquidos

En la actualidad es bastante frecuente que la gente acuda al fisioterapeuta, osteópata, quiropráctico… para solventar sus dolencias. No menos frecuente es la creencia de que es necesario acudir periódicamente a estos terapeutas para que nos “reajusten” o nos “recoloquen las vértebras” mediante unas manipulaciones que resultan en un chasquido reconocible. Vamos a reflexionar sobre algunos puntos.

¿Qué es ese chasquido que se escucha al realizar estas técnicas?

Ruido muy espectacular derivado de las manipulaciones, por muy complejo que parezca es el resultado de un cambio de presión dentro de la articulación.

Así pues, escuchar este ruido no es sinónimo de que la técnica haya resultado exitosa: puede escucharse sin conseguir el efecto deseado o conseguir el efecto deseado sin provocar el chasquido.

Malposición, subluxación o bloqueo:

Todos estos términos van encaminados a describir una situación en que una articulación se encuentra fuera de su posición fisiológica o tiene dificultad para realizar un movimiento. Debemos tener claro que todos estos conceptos hablan de pequeños desplazamientos, a diferencia del término médico de luxación que supone un gran desplazamiento. Esta malposición o bloqueo puede estar causada por un traumatismo, un movimiento repetitivo, tensiones elevadas de estructuras cercanas, distribución asimétrica de cargas, etc. En ocasiones ni siquiera existe desplazamiento real de la articulación, solo una limitación para realizar el movimiento opuesto.

Vamos a clarificarlo con un ejemplo. Imaginemos dos vértebras de nuestra columna. Estas se relacionan mediante el disco intervertebral y dos pequeñas articulaciones posteriores (interapofisiarias). Cuando doblamos nuestra columna hacia delante, en las dos articulaciones la parte superior se desplaza hacia delante, y cuando doblamos nuestra columna hacia atrás ocurre todo lo contrario. En algunas ocasiones, alguna de estas articulaciones podría encontrarse en una posición posterior cuando la columna este recta. Esta condición no influiría al mover nuestra columna hacia atrás pero no permitiría el movimiento hacia delante de esta articulación, pudiendo ocasionar dolor ante este movimiento. En el caso de que la articulación se encuentre en la posición adecuada pero no pueda moverse hacia anterior por tensión de estructuras, las consecuencias serían las mismas y la lesión se denominaría igual. Estas lesiones se denominarán de una forma u otra en función de la formación que haya recibido el terapeuta (descentraje, bloqueo, subluxación según si se trata de un fisioterapeuta, osteópata o quiropráctico, por ejemplo).

¿Siempre es necesario la manipulación?

Las manipulaciones son una de las técnicas que pueden ayudarnos a restaurar la posición original de estas articulaciones, pero no las únicas. Así pues, el objetivo del terapeuta debe ser el restaurar el correcto movimiento de estas articulaciones. Para esto no será suficiente recentrar la articulación. Resultará básico buscar la causa de esta malposición y tratarla.

Precisamente en la importancia de buscar la causa reside la diferencia, en nuestra opinión, entre un profesional honesto y uno que no lo es. Cuando pensamos en el negocio resulta más rentable (y también deshonesto) recomendar que nos visiten periódicamente para recolocar todas sus articulaciones. Sin embargo, una terapia correcta debería estar enfocada a encontrar las causas de esta malposición y eliminarlas, además de darle información al paciente para que esta situación no se repita. Esto puede incluir ejercicios de estiramiento para eliminar tensiones, consejos para la postura en su trabajo o actividades diarias, ejercicios de control motor para ganar estabilidad, ejercicios de recuperación de los patrones correctos de movimiento, entre otras.

Finalmente destacar que este articulo no pretende crear polémica entre terapeutas, simplemente informar sobre lo que debería ser una terapia buena y honesta y el negocio que algunos tienen organizado a expensas de la salud.

Nos gustaría que compartierais vuestras experiencias referentes a estos tipos de terapia. Estamos a vuestra disposición para resolver cualquier duda que pueda surgir.

David Boatella Cortina

Pol Amigó Mustarós

@dipfisioterapia – Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.