Imprimir
Visto: 4251

rodillaLa rodilla es la articulación encargada de dar movilidad a nuestra pierna, permitiendo que se doble y se estire. Está formada por el fémur en su parte superior y la tibia en su parte inferior, y tiene la rótula por delante. Su movimiento prácticamente se realiza solo en un plano de movimiento, realizando flexión y extensión, y permitiendo solo un pequeño juego de rotación. No obstante esta pequeña rotación es fundamental para proteger la rodilla, permitiendo adaptarse a pequeños desajustes del terreno.

Relación de la rodilla con otras partes del cuerpo:

Por encima y por debajo de la rodilla se encuentran dos articulaciones más móviles: el tobillo y la cadera.

La cadera:

La cadera es una articulación muy móvil, ya que puede moverse en los tres planos de movimiento, y es importante que así sea. Una limitación en alguno de sus movimientos repercutirá en la rodilla, forzándola a soportar cargas por las cuales no está preparada.

El tobillo:

El tobillo y el pie, mediante todas sus articulaciones (que son unas cuantas) tienen la capacidad de adaptarse al terreno que pisan, pero para esto precisan, igual que la cadera, que toda su capacidad de movimiento esté disponible. En caso contrario, también repercutirá en la rodilla.

Además de adaptarse al terreno, la cadera, el pie y el tobillo juegan un papel muy importante para la amortiguación de los impactos que se producen al andar, correr o saltar, juntamente con la zona lumbar. Así pues, cualquier disfunción o bloqueo de alguna de estas articulaciones disminuirá nuestra capacidad de absorber los impactos, repercutiendo negativamente de nuevo sobre la rodilla.

El equilibrio muscular:

La musculatura juega un gran papel en la protección de la rodilla, especialmente la estabilizadora, encargada de mantener su posición natural ante cualquier movimiento previsto o imprevisto de forma automática. Sin embargo, el mal funcionamiento de esta musculatura o un desajuste de la musculatura movilizadora, encargada de realizar los movimientos angulares observables en cualquier acción, por sencilla que sea, pueden resultar causantes de una alteración del movimiento óptimo de la pierna repercutiendo en un exceso de carga nuevamente peligrosa para la rodilla.

Ejercicios para la prevención:

Un buen trabajo de la musculatura estabilizadora, mediante ejercicios de propiocepción, nos ayudará a prevenir lesiones de rodilla. Este trabajo gana importancia en deportistas cuyas actividades incluyen movimientos rápidos, como correr o saltar. Mediante ejercicios sencillos conseguiremos optimizar la función de esta musculatura, capaz de activarse justo antes de la activación de la musculatura movilizadora para asegurar la protección de la articulación. Hay estudios que han demostrado que el tiempo necesario para lesionar un ligamento es menor que el necesario para activar la musculatura. Así pues, gana importancia el trabajo de la musculatura estabilizadora, ya que es la única que puede activarse antes de que se produzca la lesión, protegiendo así las estructuras que podrían lesionarse.

Orígen del dolor:

Si hablamos de las causas de dolor en la rodilla, estas son aún mayores. Además de la lesión de cualquier estructura de la rodilla propiamente dicha, y que éstas pueden estar causadas por cualquiera de las causas expuestas anteriormente, muchas otras estructuras más alejadas pueden causar dolor en la rodilla. Así pues, podemos encontrar desde una alteración visceral (disfunción de algún órgano), un mal funcionamiento lumbar, un punto sensible de algunos músculos de la cadera, una mala circulación de la pierna y la alteración de algún nervio, entre otras causas.

En resumen, cuando padecemos dolor en la rodilla, no debemos pensar solo en sus estructuras, ni conformarnos con un diagnóstico rápido. Debemos acudir a un buen profesional que nos pueda realizar una exploración global, para buscar la causa real y primaria de nuestro dolor, así como todas aquellas pequeñas alteraciones que puedan dificultar su mejoría.

Esperamos que os haya parecido interesante esta entrada y que queráis compartir vuestras experiencias con nosotros.

David Boatella Cortina

Pol Amigó Mustarós

@dipfisioterapia – Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

LIGAMENTO CRUZADO ANTERIOR: ¿Rehabilitando o entorpeciendo la curación?

LA FASCITIS PLANTAR