La periostitis tibial

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

periostitis-tibialEn la actualidad, se ha puesto muy de moda el salir a correr y ahora todo el mundo se considera un “runner”. Este “boom” tiene cosas buenas ya que realizar ejercicio físico es un hecho muy saludable, pero también tiene desventajas. Una de ellas y una de las más comunes es que las personas se ponen a correr sin una buena preparación física de base y esto conlleva que aparezcan dolores/problemas durante las primeras etapas del ejercicio. Una de las patologías más frecuentes es la periostitis tibial (también llamada “tibia dolorosa” o “shinsplint”).

¿Qué es la periostitis tibial?

Esta patología consiste en una inflamación del periostio, que es la capa más externa que recubre la tibia. Esta inflamación se produce habitualmente por micratraumatismo repetitivo por exceso de carga (normalmente deportiva) o por un déficit de amortiguación de los mecanismos del propio cuerpo. Eliminar o prevenir las causas de esta patología es el tratamiento más inteligente. De otra forma, con tratamiento puramente sintomático, la mejora será temporal pero reaparecerá al volver a la carga habitual de trabajo.

Las posibles causas que pueden dar lugar a este problema son:

-         Inadecuada preparación física después de un largo período de inactividad

-         Calzado inadecuado

-         Superficie inadecuada que provoca más vibraciones y tracciones excesivas sobre la zona de inserción de los músculos

-         Traumatismos repetitivos directos sobre el periostio

-         Exceso de entrenamiento

-         Deficiencias biomecánicas: torsión tibial aumentada, excesiva rotación de cadera, hiperpronación, valgo del retropié, entre otras.

El dolor:

La periostitis cursa con un dolor que aparece al inicio del ejercicio, después baja un poco de intensidad para volver a aparecer con más intensidad que antes. La persona nota como si la tibia le estuviera ardiendo y acostumbra a relatar que es un dolor que se encuentra en la cara antero-interna de la pierna. Se pueden distinguir dos zonas de dolor: la primera es en los dos tercios distales del borde antero-interno de la tibia y el segundo, en el tercio medio de la tibia en el borde antero-externo.

Tratamiento:

Una vez hayamos realizado la exploración pertinente y estemos seguros de que aquella persona sufre una periostitis tibial, tendremos que elaborar un plan de tratamiento. Este plan consistirá en:

-         Hielo: durante las primeras 24-72 horas.

-         Realizar deportes de no impacto durante la fase aguda para no agravar la sintomatología. La persona puede realizar bicicleta o también natación.

-         Masaje descontracturante de los músculos afectados (tibial anterior, tibial posterior, flexores de los dedos, soleo)

-         Movilizaciones: del fémur respecto a la tibia y viceversa, de la tibia respecto al peroné y viceversa y también de la articulación tibio-peronea distal. Todo esto con la finalidad de dar libertad a las articulaciones subyacentes a la zona de dolor y eliminar los pequeños bloqueos que se hayan producido.

-         Corregiremos las deficiencias biomecánicas que hayamos encontrado en la exploración

-         Descarga de la membrana interósea, ya que se trata de una membrana por donde se transmiten las fuerzas que vienen des de abajo del pie y es muy probable que en ella haya una tensión excesiva

-         Movilizaciones neurodinámicas: realizaremos deslizamientos del nervio tibial, nervio peroneo profundo y del nervio safeno con la finalidad de romper las posibles adherencias que se hayan podido crear en los distintos segmentos del nervio.

¿Reposo absoluto?

Hacer reposo absoluto no será una buena decisión ya que el hueso necesita constantemente un estímulo de presión. Una vez hayamos corregido la causa o las varias causas, la transmisión de la fuerza ascendente volverá a realizarse de forma correcta y permitirá que el hueso deje de doler. Cuando esto suceda, de forma progresiva ya podremos ir aumentando las cargas de trabajo y la persona podrá volver a correr con normalidad.

La vuelta a la actividad normal:

Como en toda patología, una vez resuelto el problema también tendremos que realizar un programa de prevención. En este caso le aconsejaremos a la persona que:

-         Vaya a un podólogo para que le haga un estudio de la pisada y análisis de la marcha, para saber qué tipo de calzado es el más adecuado para su pie.

-         Al principio evite terrenos duros y con mucho desnivel.

-         Aumente de forma progresiva la carga de trabajo.

-         Realice un buen calentamiento y unos buenos estiramientos.

Esperamos que el artículo os haya servido para corregir algunas cosas que antes hacíais mal y resolver las dudas que teníais. Como siempre, esperamos vuestra colaboración y nos gustaría que nos explicarais vuestras experiencias.

David Boatella Cortina

Pol Amigó Mustarós

@dipfisioterapia – Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

PIES CON FORMA DE ZAPATO

LA RODILLA

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

You have no rights to post comments

MÒDUL LA TIENDA

 

ENTRENAMIENTO EN HIPOPRESIVOS

Módul pàgina principal

LO MÁS POPULAR EN FISIOTERAPIA

 

Lesiones en el pie

 

Etiqueta Dolor lumbar