El dolor lumbar: Ese gran desconocido

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Dolor lumbarEl dolor lumbar es una dolencia muy frecuente en la sociedad actual. No obstante, continúa siendo una gran desconocida, provocando esto un mal enfoque en su tratamiento con la consecuente cronificación del dolor.

En primera instancia, cabe destacar que son muchas las estructuras que pueden ocasionarlo: disco intervertebral, cápsulas articulares, ligamentos, tejido neural, músculos… Ante esta larga lista, los diagnósticos más frecuentes son los problemas discales y musculares. Pero, ¿son estos dos elementos realmente los causantes del dolor?

Causantes del dolor lumbar:

Hernia discal:

Muchos son los estudios que muestran que tener una hernia discal a partir de según que edad es algo muy común, incluso en gente que no padece de dolor lumbar. Entonces, ¿puede afirmarse que una persona con dolor lumbar a la cual encuentran una hernia discal es ésta la causante de su dolor? La respuesta es no. Cualquiera de las anteriores estructuras mencionadas puede ser la causante del dolor. Así pues, habrá que hacerse una exploración específica para intentar conocer cuál es la causa real del dolor.

Contractura muscular:

La contractura muscular es otra de las causas más frecuentes de diagnóstico, es importante saber que cuando uno padece de dolor lumbar su patrón de movimiento se altera inconscientemente para evitar las situaciones dolorosas. Esta alteración provoca cambios en el funcionamiento de los músculos de la zona, ocasionando un sobreesfuerzo en algunos de ellos que puede ocasionar contracturas, y la inhibición (desactivación) de algunos otros. Ante esta situación, resulta complicado saber si la contractura muscular es causa o consecuencia del dolor lumbar.

En caso de que sea la consecuencia, tratar esta contractura con calor o relajantes musculares puede ayudar a disminuir la sintomatología momentáneamente, pero si no corregimos la causa primaria de las molestias y restablecemos el patrón de movimiento la contractura reaparecerá. Si la contractura es la causa principal de la patología, si la eliminamos, el patrón quedará alterado, provocando un mal funcionamiento de la zona y repercutirá negativamente en el resto de estructuras. Así pues, restablecer el patrón de movimiento resulta imprescindible en el tratamiento del dolor lumbar.

Esta gran variedad de posibles causas o alteraciones hace necesaria una exploración global donde se analice la postura de la persona, así como su cantidad pero sobretodo calidad de su movimiento, para detectar todas aquellas disfunciones que deben ser corregidas para tratar de eliminar la dolencia lumbar. Resulta evidente que, ante tanta variabilidad, el diagnóstico de lumbalgia, que no significa otra cosa que dolor lumbar, queda muy corto y altamente inútil para conocer cual es el problema real y por lo tanto indicar el mejor tratamiento.

El fisioterapeuta es el profesional de la salud indicado para evaluar, diagnosticar y tratar todas estas disfunciones, y muchas otras influencias que pueden afectar sobre el dolor lumbar. Además, tiene una gran función en la prevención, tanto en personas que nunca lo han sufrido como en las que sí, evitando que vuelva a aparecer de nuevo.

¿Tenéis alguna experiencia relacionada con el dolor lumbar? ¿Alguna opinión al respecto? Añadid vuestro comentario y os responderemos con mucho gusto.

 

@dipfisioterapia

 

PREVENIR EL DOLOR LUMBAR (I)

PREVENIR LOS ATAQUES DE CIÁTICA

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

You have no rights to post comments

MÒDUL LA TIENDA

 

ENTRENAMIENTO EN HIPOPRESIVOS

Módul pàgina principal

LO MÁS POPULAR EN FISIOTERAPIA

 

Lesiones en el pie

 

Etiqueta Dolor lumbar