Las salas de musculación de los centros deportivos acostumbra estar llena de usuarios que entrenan para aumentar su masa muscular, a menudo al acabar una sesión de entrenamiento, generalmente de fuerza, pero también puede ser de otro tipo de entrenamiento tenemos una sensación de hinchado a nivel muscular. Centrándonos en el entrenamiento de fuerza, podemos pensar que es debido a que hemos entrenado bien y que hemos conseguido un aumento de la masa muscular, pero para ello necesitamos continuidad en los entrenamientos y un largo periodo de tiempo.

post resistencia

El entrenamiento prolongado y sucesivo de resistencia genera unas adaptaciones estructurales o crónicas en el sistema respiratorio, cardiovascular y muscular.

Sistema respiratorio:

En el sistema respiratorio aumenta la superficie respiratoria en el ámbito alveolar, mejora la capacidad de la difusión de gases, mejora la red capilar pulmonar y la economía respiratoria.

reducción grasa pesas

A menudo pensamos que para perder grasa debemos pasar horas y horas haciendo "footing" o bien pasarlas montados sobre  las máquinas cardiovasculares que hay en los centros deportivos.  Este trabajo puede resultar eficaz y  a su vez monótono.

¿Podemos tener unos resultados iguales o mejores con el trabajo de refuerzo muscular?

Generalmente, está aceptado que el entrenamiento de musculación está indicado para aquellas personas que desean tener un cuerpo musculado,  eso no quita que a su vez un buen programa de entrenamiento de fuerza


Uno de los problemas más frecuentes son las contracturas en el músculo trapecio, a la altura donde acaban las cervicales. Cuando ya no soportamos más el dolor recurrimos a antinflamatorios o antiálgicos previa o sin visita al traumatólogo que nos permite sobrellevar el dolor, y aquellos que se lo pueden permitir recurren a un masaje de fisioterapeuta que deshace la contractura y soluciona el problema por un tiempo.