series-repeticiones entrenamiento fuerza

Retomamos los escritos sobre las rutinas de musculación, con unos de los aspectos más importantes para que el trabajo que realizamos sea exitoso.

El volúmen global de la sesión debe estar correctamente organizado para garantizar que nos dé los resultados deseados. El número de repeticiones por sesión variará en función de las características de la persona que estemos entrenando, en función de su experiencia en el trabajo con sobrecargas, el objetivo o deporte que realize y del grupu muscular.

Seguimos con la serie de escritos sobre las rutinas de musculación, en este caso vamos a analizar cuántos ejercicios planteamos y cuántas series en cada uno de ellos, dos aspectos determinantes a tener en cuentar cuando queremos planificar entrenamientos de refuerzo muscular.

pesas sesiones y grupos musculares

Con esta publicación iniciamos una serie de escritos dedicados a aquellos aspectos determinantes a tener en cuenta a la hora de planificar y elaborar las rutinas de entrenamiento de fuerza, bien para aquellos que desean una mejora en el rendimiento como para aquellas personas cuyo objetivo es mantener o mejorar su condición física general.

El primer aspecto que planteamos es cuántas sesiones de entrenamiento debemos planificar a la semana, el número vendrá determinado por el nivel de entrenamiento del deportista, si ha realizado previamente entrenamientos con sobrecarga o no, la edad y el nivel de rendimiento, ya que eso determinará la capacidad de su cuerpo para asimilar bien el entrenamiento evitando sobrecargas y lesiones a la vez que vamos obteniendo los objetivos marcados.

pliometria

La contracción máxima, el tiempo de reacción y la capacidad para forzar movimientos enérgicos con la mayor frequencia y en el menor espacio de tiempo posible son habilidades presentens de atletas en muchas disciplinas y que son determinantes para que consigan los mejores resultados.

La potencia:

La potencia se produce siempre cuando hay una fase de estiramiento-acortamiento (CEA), esto quiere decir que en una primera fase el músculo se estira almacenando energía y en una segunda fase se contrae muy rápidamente generando un potente impulso.

El aumento del volumen muscular es lo que conocemos como hipertrofia, que puede ser de dos tipos. La hipertrofia sarcoplasmática provoca un aumento de las proteínas no contráctiles y del plasma presente entre las fibras musculares, como aumenta el volumen muscular pero no el número de fibras, la densidad de los elementos contráctiles se reduce y no consiguimos un aumento de fuerza. En nuestro caso nos centraremos en exponer cómo mejorar los resultados  de la hipertrofia sarcomérica o miofibrilar de forma óptima. En este caso, aumentan las proteínas contráctiles dando lugar a un mayor tamaño y número superior de fibras musculares presentes en el músculo, logrando un incremento de fuerza.