LA INSULINA EN EL ESTRÉS

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

ESTRÉS Y AZÚCAR

El estrés tiene una repercusión importante en el funcionamiento del organismo, ya hemos visto en los artículos anteriores dedicados a qué es el estrés, los distintos desajustes que puede conllevar mantener durante un largo periodo de tiempo una situación estresante para nuestro cuerpo, bien por problemas socio-emocionales o por algún agente interno.

En este artículo quiero hacer hincapié en qué sucede con la insulina, pues muchos de los grandes problemas metabólicos que se describen actualmente provienen de un desajuste en su función, y el origen puede estar en algún estresor que haya dado lugar a este mal funcionamiento.

Una situación estresante de larga duración acaba provocando una menor producción de insulina, si bien en una primera instancia se produce una mayor producción de esta hormona.

Ya hemos visto en el artículo dedicado al desajuste del sistema nervioso autónomo debido al estrés, cómo en estas situaciones el organismo produce cortisol e inflamación para combatir la situación. Cuando esto sucede se altera el funcionamiento de la insulina. Si es puntual, recuperaremos el estado inicial, ahora bien, cuando esto es mantenido por mucho tiempo conlleva unos problemas.

¿Qué sucede con la insulina?

La insulina es la hormona encargada de facilitar la entrada de la glucosa en la célula de cualquier tejido, bien pues, en un estado de inflamación la insulina no encaja bien con su receptor celular (resistencia a la insulina) y eso provoca que no pueda entrar la glucosa en la célula del tejido correspondiente. Si no puede entrar la glucosa en el tejido, es evidente que habrá una menor producción de energía, e irá provocando una alteración en su funcionamiento.

Ante esta situación, el organismo se defiende y la primera reacción es el efecto llamado hiperinsulinemia compensatoria, es decir, como la insulina falla, producimos más para que ésta pueda acometer con su función.

Más adelante hablaré de los efectos de esta hiperinsulinemia compensatoria, pero antes quiero centrarme en qué sucede con la glucosa que no puede entrar en los tejidos. En el primer artículo dedicado al estrés decíamos que una de las consecuencias era el aumento de la grasa visceral con el consiguiente aumento del perímetro de la cintura y peso.

El porqué de este aumento de grasa es que esta glucosa que no entra en los tejidos va a nutrir las células de grasa, que crecerán de tamaño y número (hipertrofia e hiperplasia).

Propiedades de las células de grasa:

1) Lipolisis, es decir de liberar ácidos grasos para que sean usados.

2) Lipogénesis, capacidad para producir nuevas células de grasa.

3) Produce adipoquinas y adiponectinas que si están en equilibrio regulan las células de grasa.

En un contexto de insulinoresistencia, hemos comentado que las células de grasa aumentan su tamaño, cuando esto sucede se desequilibran los tres factores citados anteriormente. Es sobretodo importante el aumento de producción de adipoquinas facilitando efectos trombóticos, disfunción del metabolismo de la glucosa y grasas, y por último reclutando sustancias inflamatorias.

En resumen, un aumento de tamaño de las células de grasa generará más inflamación y menor eficiencia de la insulina, y esto genera más hiperinsulinemia compensatoria.

Efectos de la Resistencia a la insulina - hiperinsulinemia compensatoria:

Hasta el momento hemos visto como la captación de la glucosa por parte de la célula depende de que no haya un proceso estresante (socio-emocional o interno) y del tamaño de las células de grasa. Sí, las personas con un exceso de grasa corporal están ante un proceso de estresante/inflamatorio.

Por otro lado hemos comentado que la reacción del organismo a esta menor entrada de glucosa en los tejidos es generar más insulina para compensar esta pérdida de eficiencia en su función.

Este efecto tiene un pero, y es que la hiperinsulinemia compensatoria es un potenciador de la vía inflamatoria, y dificulta el final del proceso de reparación. Por tanto, esta reacción defensiva acaba metiéndonos en un bucle generando más cortisol y hormonas de estrés.

¿Por qué es un potenciador de la vía inflamatoria?

Cuando se produce un efecto inflamatorio, previamente, las células cercanas al lugar donde se producirá la inflamación ven desestructurada su membrana para liberar los distintos ácidos grasos, unos facilitarán la inflamación y otros facilitarán la reparación del tejido, el cese de la inflamación y limpieza de la zona. La hiperinsulinemia estimula, sin daño celular previo, la liberación de estos ácidos grasos que facilitan la inflamación, por eso decimos que potencia la vía inflamatoria. A esto debemos añadir que la membrana celular queda afectada y la entrada de nutrientes cada vez es más costosa, siendo cada vez más ineficiente la célula.

Efectos del desajuste del funcionamento de la glucosa:

A la larga, una situación que pone en estrés nuestro organismo y que no logramos resolver crea unos desajustes en el funionamiento de éste. En uno de los primeros párrafos explicaba que cuando falla la insulina, la célula producirá menos energía, será cada vez menos eficiente y esto conlleva a alteraciones del funcionamiento de los distintos tejidos. Esta disfunción celular acabará generando distintos problemas según en qué tejido nos centremos, a continuación expondré algunos de los más significativos al ser sistémicos.

1) Sobrepeso - obesidad:

A lo largo del artículo he ido explicando cómo la glucosa que no entra en los tejidos nutre las células de grasa, es fácil entender que si esto sucede a lo largo del tiempo el sobrepeso y/o la obesidad es más que evidente. Incluso en personas que comen “saludablemente” y/o por el ritmo de vida que llevan comen poco o sin horarios.

2) Diabetes:

La reacción de producir más insulina de entrada, conlleva que con el paso de los años acabe derivando en una pre-diabetes y/o diabetes, puede ser que no se llegue a dar esta situación puesto que desde que se empieza a detectar la insulinoresistencia hasta que se manifiesta la diabetes pueden llegar a pasar 25 años.

3) Problemas cardiovasculares:

Como hemos visto, la resistencia a la insulina afecta al uso del colesterol en el organismo y al metabolismo de las grasas, a nivel sanguíneo se expresa con alteraciones lipídicas (Triglicéridos, Colesterol LDL i HDL) esto nos indica que hay un problema que debemos mirar de revertir, porque desde el momento en que empezamos a detectar estas alteraciones se está formando placas de ateroma.

No detallaré más este punto ya que dedicaré el siguiente artículo a los efectos del estrés sobre la salud cardiovascular, que como hemos visto a lo largo de este escrito está muy relacionado con la disfunción de la insulina.

4) Problemas articulares:

Si las células no se nutren bien, y pierden funcionabilidad, los tejidos van perdiendo propiedades y de ello no se libran las articulaciones y todo el tejido conjuntivo, que cada vez es de menor calidad y crea problemas.

5) Alteraciones del ciclo menstrual y hormonal:

Es sabido que una de los factores que ayuda a padecer del síndrome de ovarios poliquísticos (SOP) es la resistencia a la insulina, evitando la maduración del folículo y la consiguiente falta de secreción de progesterona. Causando dolor, ciclos cortos o largos, pérdidas antes de la menstruación, etc.

En este sentido, en situaciones muy acusadas de estrés es posible la pérdida de la menstruación o, en hombres el hipogonadismo o disfunción eréctil.

La falta de energía, obliga al organismo a redistribuirla y por eso puede que haya problemas en hormonas sexuales (dependientes del colesterol) y en las tiroideas, con el objetivo de gastar menos.

 

BIBLIOGRAFÍA:

. Rosalinda Madonna a,b, Raffaele De Caterina "Aterogénesis y diabetes, resistencia a la insulina e hiperinsulinemia" Rev Esp Cardiol. 2012;65:309-13 - Vol. 65 Núm.04 DOI: 10.1016/j.recesp.2011.11.010
. Andrea M. Caricilli1 and Mario J. A. Saad2, "The Role of Gut Microbiota on Insulin Resistance" Nutrients. 2013 Mar; 5(3): 829–851. doi: [10.3390/nu5030829]
. Marilena Lepretti,1,† Stefania Martucciello,1,† Mario Alberto Burgos Aceves,1 Rosalba Putti,2 and Lillà Lionetti2,* "Omega-3 Fatty Acids and Insulin Resistance: Focus on the Regulation of Mitochondria and Endoplasmic Reticulum Stress" Nutrients. 2018 Mar; 10(3): 350. doi: [10.3390/nu10030350]
. Juan Antonio Paniagua. "Nutrition, insulin resistance and dysfunctional adipose tissue determine the different components of metabolic syndrome" World J Diabetes. 2016 Nov 15; 7(19): 483–514. doi: [10.4239/wjd.v7.i19.483]
. Valeska Ormazabal,1 Soumyalekshmi Nair,2 Omar Elfeky,2 Claudio Aguayo,3 Carlos Salomon,corresponding author2,3,4 and Felipe A. Zuñiga3. "Association between insulin resistance and the development of cardiovascular disease" Cardiovasc Diabetol. 2018; 17: 122. doi: [10.1186/s12933-018-0762-4]
. Catherine M. Gordon, M.D. "Functional Hypothalamic Amenorrhea" N Engl J Med 2010; 363:365-371 DOI: 10.1056/NEJMcp0912024
. N. Fernando Carrasco1, F. José Eduardo Galgani2, J. Marcela Reyes3 "Síndrome de resistencia a la insulina. estudio y manejo" REV. MED. CLIN. CONDES - 2013; 24(5) 827-837. DOI: 10.1016/S0716-8640(13)70230-X
. Evanthia Diamanti-Kandarakis and Andrea Dunaifcorresponding autor "Insulin Resistance and the Polycystic Ovary Syndrome Revisited: An Update on Mechanisms and Implications" Endocr Rev. December 1, 2012; 33(6): 981–1030. doi: [10.1210/er.2011-1034]

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

You have no rights to post comments

MÒDUL LA TIENDA

LO MÁS POPULAR EN ACTIVIDAD FÍSICA Y DEPORTE

 

ENTRENAMIENTO EN HIPOPRESIVOS

Módul pàgina principal

 

Etiqueta Dolor lumbar

 

Mito de abdominales