El PSOAS Y EL DIAFRAGMA, ¿BUENA ACTITUD POSTURAL?

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Relación diafragma y psoas

Tanto un músculo como el otro tendemos a entenderlos como músculos aislados, uno ayuda al control pélvico y lumbar mientras que el diafragma tiene una función dinámica en la respiración y otra tónica ayudando al esfínter entre el esófago y el estómago a cumplir con su cometido. Pero, ¿su estado afecta a nuestra postura? En este artículo miraremos de nombrar algunos aspectos importantes que debemos tener presente al realizar un trabajo de mejora postural o reequilibrio muscular.

CONSIDERACIÓNES A TENER EN CUENTA:

El origen del psoas es en las primeras vértebras lumbares, concretamente L3 y L4, allí justamente se insertan los dos pilares diafragmáticos creando un envoltorio muy potente al esfínter esofágico inferior.El psoas es un músculo importante en el control de la pelvis y de la curvatura fisiológica lumbar.
El diafragma tiene una función tónica, correspondiente a sus pilares justo en la zona de relación con el psoas.

¿Necesitamos una buena relación entre estos dos músculos?

Una vez descrito algunas consideraciones interesantes a cerca de ellos debemos comentar varias cosas:
Un diafragma hipertonificado, por lo tanto bajo, y con unos pilares con exceso de tono muscular generar una tensión añadida en el psoas y en definitiva un posible acortamiento de este. Por otro lado, un diafragma bajo reduce el espacio abdominal, creando un desequilibrio en el estado de la musculatura profunda abdominal y vertebral y a la larga genera cambios actitudinales, anatómicos e incluso patologías importantes. Un psoas acortado puede generar una tensión excesiva en los pilares diafragmáticos, bajando el cuerpo del diafragma y entorpeciendo la correcta funcionabilidad tónica de éstos. Interesante porque una mala función tónica de los pilares del diafragma puede acabar dando lugar a reflujo estomacal, entre otras.

Este acortamiento del psoas tiene repercusión directa también a nivel lumbar y en referencia al control pélvico. A nivel lumbar puede verse aumentada la lordosis anatómica y producirse un cambio de posición pélvica, en este caso, seguramente su anteversión. Obviamente, esto afectara a la relación entre toda la musculatura encargada de mantener la estabilidad de la pelvis, por encima y por abajo, es decir a nivel abdominal y a nivel de las extremidades inferiores.

Volviendo al descenso diafragmático podemos remarcar también que esto puede llevar a que la persona adopte actitudes de compensación a nivel dorsal y cervical, dando lugar a grandes desequilibrios musculares antero-posteriores que acaben comprometiendo el eje escapular.

¿CÓMO PODEMOS MEJORAR LA RELACIÓN DE ESTOS DOS MÚSCULOS?

El trabajo sobre el diafragma es muy importante, pues es de sobras conocido que éste es un músculo emocional.

A) TRABAJO DE RELAJACIÓN MENTAL:

Bien pues mirar de relajar el diafragma podría ser un primer aspecto importante a realizar a la hora de mejorar la relación entre ambos. Esto lo logramos centrándonos en dos aspectos, el aspecto físico, realizar ejercicios que incidan en la respiración y otra en mirar de incidir en la relajación mental. Generando una dinámica positiva que relaje la información cerebral. Podría ser interesante, como estrategia poder tener 20 minutos mínimo una vez al día para dedicarlos a descansar la mente, bien tumbados boca arriba o bien sentados.

B) ASPECTO FÍSICO:

El trabajo a realizar debe ser global, mirando de incidir en toda la cadena muscular que une diafragma, psoas y también los isquiosurales. En todos estos ejercicios el papel de la respiración profunda, con fuerte inspiración y exhalación lenta nos ayudará.
A la vez que mejoramos la relación psoas-diafragma, la musculatura profunda irá beneficiándose y en definitiva nuestra actitud postural.

A continuación os planteamos dos ejemplos de ejercicios a realizar:

Relación diafragma y psoas 2

Siguiendo las pautas de inspirar fuerte y exhalar lentamente mantener esta posición en la cual los dedos están en tensión como si quisiéramos separar los brazos del cuerpo y la cabeza está bien apoyada en el suelo con el mentón mirando de estar tocando el cuello.

Relación diafragma y psoas 3

Empezando por la posición de la primera fotografía y poco a poco mirar de ir avanzando primero estirando las piernas y finalmente los brazos para lograr la posición final de la segunda fotografía. El movimiento de piernas y brazos debe ser por estaciones y manteniendo una posición diversas respiraciones. Las consideraciones de los explicadas en el ejemplo anterior son válidas para éste.

 

NORMALIZAR LA RELACIÓN DEL DIAFRAGMA CON EL TRANSVERSO
¿ABDOMINALES PARA EL DOLOR DE ESPALDA?

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

You have no rights to post comments

LO MÁS POPULAR EN ACTIVIDAD FÍSICA Y DEPORTE

Etiqueta Dolor lumbar

Mito de abdominales

Complementos deportivos