Imprimir
Visto: 6110

fotoosteoporosis

¿Qué es?

La osteoporosis es la pérdida de densidad ósea (muñecas, vértebras y cuello del fémur) sobretodo en personas mayores y mujeres en el periodo de menopausia. Esto acostuma a dar lugar a malas actitudes posturales con procesos dolorosos constantes  por la reducción de los espacios intervertebrales, incluso fracturas de vértebras y del cuello del fémur.

El hueso:

Los huesos son una estructura en constante renovación, la destrucción de tejido libera calcio y fósforo al torrente sanguíneo y  activa la acción de los osteoclastos que limpian la zona (reserción ósea) y los osteoblastos renuevan la matriz con la obsorción de calcio y fósforo en mayor cantidad que la que había antes (síntesis ósea).  Es clave el buen hacer de la hormona partatiroidea que aumenta su secreción cuando el calcio en sangre disminuye, y a su vez estimula la formación de Vitamina D encargada de estimular la liberación de calcio y fósforo del hueso favoreciendo la reserción ósea. Por su parte la calcitonina aumenta su secreción cuando aumenta el calcio en sangre bloqueando la acción de los osteoclastos.

¿Qué tipo de actividad física?

Para la formación de los huesos es importante el tener una vida activa que incluya algún tipo de ejercicio físico que haga que los músculos trabajen en contragravedad.
A menudo ante la osteoporosis se preescribe la natación, pero en el agua no hacemos un trabajo contragravedad, por tanto difícilmente ayudará a la mejora de la densidad ósea, como demuestra la unidad de osteoporosis de la clínica del Prado de Colombia en sus estudios publicados en "Archivos de la medicina del deporte, num. 85, pág 444. 2001". En cambio sí puede ser interesante para mejorar la postura y descompnesaciones musculares.

Otra actividad que recomiendan ante la osteoporosis es andar rápido, en este caso sí hay trabajo contra la gravedad pero su intensidad no es muy elevada, es bueno para mujeres postmenopáusicas pero si sólo andan y no lo combinan con otro tipo de actividades de mayor intensidad no ayuda a prevenir la pérdida de masa ósea.

El aumento de la densidad ósea se logra a través de ejercicios de intensidad elevada y donde haya impacto. Con ejercicios de fuerza, conseguimos que el hueso se doble ligeramente por la acción de la contracción muscular (impacto) provocando unas microlesiones que activarán la acción de los osteoclastos limpiando la zona y de los osteoblastos regenerando y fortaleciendo aún más los huesos. Esto provoca un mayor aumento de la densidad ósea que salir a andar.

Finalmente, distintos estudios publicados en Medicine & science in sports & exercice, han demostrado que el entrenamiento de fuerza un mínimo de 2 días por semana genera un aumento en la densidad ósea y que el entrenamiento de 3 a 4 días por semana es lo mejor para la prevención de la osteoporosis, sobretodo con ejercicios como la flexo-extensión de rodilla, la sentadilla y la premsa de piernas son los más indicados.