Al ser ejercicios posturales, sus mejoras serán globales, no obstante podemos destacar algunos puntos interesantes de realizar este tipo de ejercicios.

Mejora postural: Al incidir claramente en la posición corporal conseguimos un reequilibrio muscular corrigiendo la postura en estático pero también en movimiento.

Reducción del perímetro de la cintura: Estos ejercicios han demostrado ser eficaces en la disminución del perímetro de la cintura aproximadamente de un 8%, gracias a la mejora del tono y de la reeducación de los músculos de la zona abdominal, consiguiendo una mejor contención visceral.

Mejora funcional del suelo pélvico: Esta zona está íntimamente relacionada con la musculatura abdominal, la reeducación de ésta implica una redistribución por igual de las fuerzas, así pues no toda la presión irá hacia el suelo pélvico, de esta forma lo estamos liberando de tensión.

Post parto: Después de dar a luz la musculatura abdominal de la mujer está distendida por los nueve meses de embarazo, estos ejercicios volverán a reconectar la musculatura abdominal y poco a poco irán recobrando su función de contención visceral. Son ejercicios muy recomendables para mujeres que hace poco han dado a luz también por la reeducación de la postura para evitar posibles problemas, de espalda sobretodo.

Mejor transmisión de fuerzas: El complejo abdominal es el lugar de fijación y redistribución de las fuerzas que aplicamos para cualquier tipo de movimiento, por tanto es importante que fijen bien. Por eso en personas que realicen otro tipo de actividades les será muy beneficioso realizar estos ejercicios pues la mejora funcional de la musculatura abdominal implica un menor riesgo de lesión y una mayor eficiencia en los movimientos que realicen.