Imprimir
Visto: 3324

Nútrete en primavera 1

Por todos es sabido que, para muchas personas la llegada de la primavera viene acompañada de una sensación de debilidad física y/o cansancio intenso. Son dos claros síntomas de lo que se conoce como astenia primaveral.

La astenia primaveral suele aparecer durante las primeras semanas de la estación, cuando el cuerpo se está acostumbrando al alargamiento de las horas de sol y a los cambios de temperatura. Hay claves para superarla y consisten en mantener una adecuada alimentación

que ayude a fortalecer el sistema inmune y a aumentar la carencia de vitamina D, producida en los meses de invierno por la exposición a escasas horas de sol.

Las frutas y verduras frescas son alimentos necesarios que nos aportan hidratación inmediata por su alto contenido en agua. Mejoran el tránsito intestinal por su contenido en fibra y aportan vitaminas y minerales necesarios para el buen funcionamiento de nuestro organismo.

Son la base de la dieta mediterránea, pues el consumo de frutas debe ser de tres piezas diarias, siendo una de ellas cítrica y el de verduras dos raciones diarias.

 

FRUTAS DE PRIMAVERA

Nútrete en primavera 2

     Aguacate: Grasa monoinsaturada, 72% de ácido oleico, ¡ideal para ensaladas!

     Albaricoque: Tentempié bajo en calorías.

     Cereza: Ricas en potasio.

     Ciruela roja: Laxante natural.

     Fresa: Contiene más vitamina C que la naranja.

     Limón: Acción astringente con propiedades antibacterianas y antisépticas. Ayuda a asimilar mejor el Hierro que incorporamos a nuestro organismo con otros alimentos.

     Manzana: Fibra soluble, reduce el colesterol, buena para diabéticos.

     Melocotón: Alto en potasio, bajo en sodio, recomendable para hipertensos.

     Naranja: La reina de los cítricos.

     Piña: Dulce, sabrosa, jugosa y facilita la digestión. Efecto saciante, para dietas de control de peso. 

-         

VERDURAS DE PRIMAVERA

Nútrete en primavera 3

     Alcachofa: Medicina para nuestro hígado.

     Berros: Otra forma de preparar ensalada, mejora la digestión.

     Brécol: Si se cocina al vapor, mantiene mejor sus propiedades.

     Calabaza: ¡Dale un color distinto al puré!

     Cebolla: Nos hace llorar, pero mejora nuestras vías respiratorias.

     Coliflor: Depurativa y diurética.

     Endivias: La mejor compañía del queso roquefort.

     Espárragos blancos: Rico en fibra, perfectos para eliminar sustancias de desecho y diuréticos (ayuda a eliminar líquidos).

     Espinacas: Crudas, en ensalada...

     Guisantes: Pequeñas bolitas verdes rellenas de fibra y vitaminas.

     Judías verdes: Ayudan a disminuir el nivel de colesterol en sangre.

     Lechuga: Produce sensación de saciedad, mejora el tránsito intestinal y posee un ligero poder sedante.

     Pimientos verdes: ¿quién dijo que sólo las frutas tienen vitamina C?, además es diurético y depurativo.

     Remolacha: Destacan los folatos, vitaminas del grupo B.

     Tomate: En ensalada, frito, para gazpacho, en mermelada… De todas las maneras muy nutritivo.

     Zanahoria: Por su contenido en betacarotenos es buena para la piel y la vista.

 

Consejos para remitir los síntomas de astenia primaveral:

-Dormir al menos 7-8 horas al día.
-Beber como mínimo 1,5 litros de agua, ya que comienza a hacer más calor.
-Procurar realizar cinco comidas al día, en un horario lo más regular posible.
-Debemos asegurarnos de hacer desayuno adecuado que aporte, lácteos, fruta y    cereales integrales.
-Procurar consumir los cereales integrales, para beneficiarnos de su aporte extra de fibra  y vitaminas.
-Consumir alimentos frescos, de temporada, vendrá bien a nuestro bolsillo y a nuestras defensas.
-Reducir el consumo de alcohol, tabaco, y bebidas excitantes.
-No realizar ejercicio físico muy severo si no estamos acostumbrados, con caminar 30 minutos al día, sería suficiente.

Susanna Domínguez