ACTIVIDAD FÍSICA Y MICROBIOTA 1

En mis últimos artículos estoy hablando de cómo los distintos estresores pueden afectar a nuestra salud y en cómo podemos aprovechar este estímulo estresante para que se torne beneficioso y nos dote de resiliencia.

Aunque desde todos los ámbitos nos aseveran que la actividad física, y con toda la razón, es un aspecto saludable y necesario para tener buena salud y/o mejorarla si es el caso, bien es cierto que debemos tener presente que este estresor puede tornarse beneficioso o bien patológico.

¿QUÉ RELACIÓN TIENE LA ACTIVIDAD FÍSICA CON LA MICROBIOTA INTESTINAL?

A priori y si hacemos una mirada reduccionista no deberían tener ninguna relación, no obstante si ampliamos la mirada y consideramos el ejercicio físico un estresor podemos empezar a sospechar que puede afectar a nuestra microbiota intestinal, repercutiendo en nuestro sistema inmune y estado de ánimo.
En cuanto al estado de ánimo sabemos que el deporte puede ayudar a mejorarlo, y el nexo quizás estaría en la estrecha relación de la microbiota intestinal con la barrera hematoencefálica, una relación que es completamente bidireccional.

CLASIFICACIÓN DEL EJERCICIO SEGÚN SU INTENSIDAD:

Para poder avanzar en esta reflexión debo detener la exposición para aclarar que significa un ejercicio de alta intensidad, moderada intensidad o baja intensidad.

Si nos centramos en el entrenamiento de fuerza, moderada intensidad sería aquel ejercicio que nos permite realizar 12 repeticiones o más, mientras que en la alta intensidad podremos realizar entre 6 y 8 repeticiones.

En cuanto al ejercicio de resistencia, la intensidad moderada se sitúa en torno al umbral anaeróbico y sin superarlo, es decir, sin llegar o justo en la intensidad que empieza la hiperventilación. Cuando la hiperventilación es más frecuente empezamos a hablar de alta intensidad.

ACTIVIDAD FÍSICA – INTENSIDAD - MICROBIOTA:

El Jounal of the international society of sports nutrition publicó en 2016 una revisión sistemática en la que llegava a las conclusiones siguientes respecto a la intensidad de la actividad física y la variación en la microbiota intestinal.

ACTIVIDAD FÍSICA Y MICROBIOTA 2

Según esta publicación el entrenamiento de alta intensidad de larga duración y mantenido en el tiempo tiene unos efectos negativos sobre la microbiota intestinal reduciendo su diversidad, provoca una capa de mucosa intestinal más fina, aumenta la inflamación de la pared intestinal y agota la producción de elementos clave para dotar al organismo de resiliencia como la serotonina, el GABA, la dopamina y el NPY.

En cuanto al ejercicio de moderada intensidad la bibliografía nos indica que tiene unos efectos positivos sobre la microbiota y la barrera hematoencefálica, así es capaz de dotar de resiliencia a nuestro cuerpo a partir de mejorar la diversidad bacteriana, una capa más gruesa de mucosa intestinal, aumentar la producción de serotonina, GABA, dopamina y NPY y de ácidos grasos de cadena corta como el butirato, acetato y propionato que tienen un efecto antiinflamatorio de la pared intestinal.

CONSECUENCIAS DEL EXCESO DE EJERCICIO DE ALTA INTENSIDAD:

La pérdida de mucosa intestinal, la menor producción de ácidos grasos de cadena corta y la inflamación de la pared del intestino con el tiempo acabará sobrecargando el sistema inmune, que se encuentra justo por debajo de la pared intestinal, y haciéndole perder eficiencia. Esto vendrá seguido de la entrada masiva de elementos que no deberían al torrente sanguíneo.

Por otro lado, el ecosistema del intestino se altera, de este modo disminuyen las bacterias positivas y son otro tipo de bacterias que deberían estar en menor cantidad las que empiezan a proliferar, ganan terreno distintas levaduras y hongos, y también bacterias patógenas.

La pérdida de equilibrio en la microbiota no hace más que redundar en los aspectos inflamatorios expuestos en los párrafos anteriores e introduce nuestro organismo en un bucle.

Dicho de una forma sencilla, el estresor acaba superando a nuestro organismo y a la larga acaba provocando infecciones víricas o bacteriológicas de repetición, debilidad, agotamiento físico, insomnio, depresión o alteración en el estado de ánimo.

Quizás esta podría ser una de las razones por las que muchos de los deportistas de alto nivel padecen de mayores problemas intestinales y digestivos, alergias, estado de ánimo cambiante, periodos de depresión, infecciones recurrentes, crisis asmáticas o un estado de la boca y los dientes a menudo muy mejorable.

EL EFECTO HORMÉTICO DEL EJERCICIO DE ALTA INTENSIDAD:

Si nos quedamos únicamente con la exposición del apartado anterior podríamos llegar a la conclusión que no tendríamos ninguna necesidad de realizar este tipo de entrenamiento.

Esta conclusión sería otra vez quedarnos en una mirada simplista de la actividad física y acabaríamos convirtiendo el estímulo del entrenamiento de moderada intensidad en nulo para nuestro cuerpo, y eso es precisamente lo que debemos evitar cuando entrenamos.

Por eso, el entrenamiento de alta intensidad debe ser una parte del entrenamiento pero no la base, debemos buscar con este tipo de ejercicio un efecto hormético, es decir crear un daño soportable para que mejore la resiliencia de nuestro organismo. La frecuencia con la que introducimos esta actividad de alta intensidad variará en función de la persona, objetivo y cuántos días a la semana entrene.

BIBLIOGRAFÍA:

1. Clark A, Mach N. “Exercise-induced stress behavior, gut-microbiota-brain axis and diet: a systematic review for athletes.” J Int Soc Sports Nutr. 2016 Nov 24;13:43 DOI: 10.1186/s12970-016-0155-6
2. Galland L. “The gut microbiome and the brain.” J Med Food. 2014 Dec;17(12):1261-72. doi: 10.1089/jmf.2014.7000.
3. Bienenstock J, Kunze W, Forsythe P. “Microbiota and the gut-brain axis.” Nutr Rev. 2015 Aug;73 Suppl 1:28-31. doi: 10.1093/nutrit/nuv019.
4. Owens DJ, Twist C, Cobley JN, Howatson G, Close GL. “Exercise-induced muscle damage: What is it, what causes it and what are the nutritional solutions?” Eur J Sport Sci. 2019 Feb;19(1):71-85. doi: 10.1080/17461391.2018.1505957
5. Silveira Martins M, Boufleur Farinha J, Basso Benetti C, Alves Courtes A, Duarte T, Nunes da Silva JC, Medeiros Duarte MM, Antunes Soares FA, Lopes dos Santos D. “Positive effects of resistance training on inflammatory parameters in men with metabolic syndrome risk factors.” Nutr Hosp. 2015 Aug 1;32(2):792-8. doi: 10.3305/nh.2015.32.2.8696.
6. Ma K, Jin X, Liang X, Zhao Q, Zhang X. “Inflammatory mediators involved in the progression of the metabolic syndrome.” Diabetes Metab Res Rev. 2012 Jul;28(5):388-94. doi: 10.1002/dmrr.2291.
7. Neumann G, Wall R, Rangel I, Marques TM, Repsilber D. “Qualitative modelling of the interplay of inflammatory status and butyrate in the human gut: a hypotheses about robust bi-stability.” BMC Syst Biol. 2018 Dec 17;12(1):144. doi: 10.1186/s12918-018-0667-6.
8. Bach Knudsen KE, Lærke HN, Hedemann MS, Nielsen TS, Ingerslev AK, Gundelund Nielsen DS, Theil PK, Purup S, Hald S, Schioldan AG, Marco ML, Gregersen S, Hermansen K. “Impact of Diet-Modulated Butyrate Production on Intestinal Barrier Function and Inflammation.” Nutrients. 2018 Oct 13;10(10). pii: E1499. doi: 10.3390/nu10101499.
9. Deehan EC, Duar RM, Armet AM, Perez-Muñoz ME, Jin M, Walter J. “Modulation of the Gastrointestinal Microbiome with Nondigestible Fermentable Carbohydrates To Improve Human Health.” Microbiol Spectr. 2017 Sep;5(5). doi: 10.1128/microbiolspec.BAD-0019-2017.
10. Sandhu KV, Sherwin E, Schellekens H, Stanton C, Dinan TG, Cryan JF. “Feeding the microbiota-gut-brain axis: diet, microbiome, and neuropsychiatry.” Transl Res. 2017 Jan;179:223-244. doi: 10.1016/j.trsl.2016.10.002.
11. O'Mahony SM, Clarke G, Borre YE, Dinan TG, Cryan JF. “Serotonin, tryptophan metabolism and the brain-gut-microbiome axis.” Behav Brain Res. 2015 Jan 15;277:32-48. doi: 10.1016/j.bbr.2014.07.027.
12. Jenkins TA, Nguyen JC, Polglaze KE, Bertrand PP. “Influence of Tryptophan and Serotonin on Mood and Cognition with a Possible Role of the Gut-Brain Axis.” Nutrients. 2016 Jan 20;8(1). pii: E56. doi: 10.3390/nu8010056.
13. Agus A, Planchais J, Sokol H. “Gut Microbiota Regulation of Tryptophan Metabolism in Health and Disease.” Cell Host Microbe. 2018 Jun 13;23(6):716-724. doi: 10.1016/j.chom.2018.05.003.
14. Kelly JR et al. “Breaking down the barriers: the gut microbiome, intestinal permeability and stress-related psychiatric disorders.” Front Cell Neurosci. 2015 Oct 14;9:392. doi: 10.3389/fncel.2015.00392.

You have no rights to post comments